Saltar al contenido

Infusión de diente de león

diente de leon

El diente de león es una planta que cuenta con muchísimas propiedades medicinales. Su nombre científico es Taraxacum officinale, mientras que su denominación como diente de león se atribuye al médico y botánico Leonhart Duch, que en el siglo XVI recetaba esta planta a sus pacientes.

Aunque no se sabe con exactitud dónde comenzó a cultivarse el diente de león, los expertos creen que su procedencia puede ser europea. En la actualidad podemos encontrarnos esta planta en prácticamente todos los rincones del planeta.

Debido a todas las propiedades curativas que posee, a lo largo de los años se han ido creando numerosas leyendas y mitos en torno al diente de león. En la antigüedad se consideraba una planta mágica a la vista de que se creía que sanaba cualquier afección o problema del cuerpo humano.

La gran propiedad que presenta la infusión de diente de león es la de ser depurativa, puesto que limpia el organismo y lo purifica, eliminando una gran cantidad de elementos tóxicos para nuestro cuerpo. Además, su efecto diurético hace que sea una planta muy utilizada para eliminar las piedras que pueden producirse en el riñón.

Por su efecto antioxidante es común utilizar la infusión aplicada a la cosmética natural, siendo su finalidad mejorar la dermis. También se usa como remedio natural para combatir el estreñimiento y eliminar los síntomas de la resaca.

La infusión de diente de león se puede preparar de diferentes formas, pero lo más recomendable es utilizar sus hojas frescas y no la raíz. En todos los casos aporta gran cantidad de nutrientes, pero es conveniente saber que  las hojas de diente de león se estropean fácilmente, por lo que se recomienda almacenarlas en un recipiente hermético para que mantengan sus propiedades.

¿Cómo preparar un té de diente de león?

Ingredientes: 

  • Hoja fresca de diente de león (una cucharada)
  • Agua (una taza)

Pasos:

  1. Cogemos una olla y echamos agua en ella la cantidad que quepa en una taza.
  2. Dejamos hervir el agua y, cuando llegue a este punto, añadimos el diente de león.
  3. Mezclamos el diente de león y lo dejamos en el agua al fuego durante 3 minutos.
  4. Apagamos el fuego y colamos la infusión para servir.
  5. Podemos endulzar el té con un poco de miel o azúcar.

Otras infusiones que no te puedes perder muy recomendables:

5 (100%) 6 votes